El Frío

El Frío no depende de los grados que hagan, el Frío depende de lo pocas que sean las ganas, o de lo flojo que sea un abrazo. Puede pasar que un día de octubre se transforme en el invierno más glacial, o puede pasar que en pleno enero, con nieve en los tejados y hielo las pestañas, te des cuenta de que el Frío no es más que una palabra de cuatro letras con acento entre las costillas.

 

12493749_10208312635244140_8255793714816166122_o